Tu rincón de lectura: consigue la casa que todo lector querría tener

Tu rincón de lectura: consigue la casa que todo lector querría tener

Érase una vez, un lugar donde los libros se sentían como en casa. El hogar de la magia. Donde el aire huele a aventuras, a amor y a misterio. Incluso a terror. Un sitio que te permite viajar a cualquier lugar y época sin moverte del sillón. ¿Conoces un rincón así?

Un refugio para la imaginación

Si amas la lectura tanto como nosotros, asegúrate de reservar un espacio de tu casa para poder disfrutar de un buen libro y sumergirte sin que nada te distraiga. Acondicionar tu refugio perfecto puede parecer sencillo, pero recuerda que debes también destinar un lugar para que tu colección pueda descansar. Y para que puedas presumir de ella, que nos conocemos.

No te dejes la vista

Iluminación lectura

Para empezar, deberías centrarte en la iluminación de ese pequeño santuario que quieres crear. Leer a oscuras es poco productivo, por lo que debes buscar un lugar con entrada directa de luz natural. Y, del mismo modo, que esté preparado para vencer la oscuridad de la noche con lámparas de techo o lámparas de pie. Prescinde de las lámparas de mesa a menos que quieras ser tú quien escriba, pues según donde estés sentado pueden entorpecer la lectura.

Coge asiento para vivir mil aventuras

Sillón de lectura

Ahora tu trono. Todo rincón de lectura debería tener un sillón. Es el asiento más cómodo y el que merece cualquier aventura. En una silla no aguantarás ni media hora, y un sofá puede ser muy peligroso. Ya puede ser buena la historia para que ese santuario dedicado a leer no se convierta en el rincón de la siesta. Un sillón ergonómico te permitirá hacer lo que más te gusta de forma relajada pero sin pasarse. Y si lo acompañas con un reposapiés no querrás salir nunca. Aunque también siempre puedes inclinarte más por butacas.

Ten lo que necesitas siempre a mano

Mesa lectura

También es muy aconsejable tener una mesa auxiliar siempre a mano por si quieres acompañar la lectura con un café, té, refresco… o copa de vino. Eso sí, por favor, ¡POR FAVOR! no la uses para ponerte una fuente de ganchitos y pringues de aceite las páginas.

No escondas nada: presume de librerías

Librerías

Y llega uno de los puntos más importantes y casi del que dependerá la decoración al completo de ese espacio: la estantería. Olvídate de gurús del orden que prohíben tener muchos libros en casa. ¿A ti qué te gusta? ¿Leer? Pues que se note. Presume de cada historia vivida exponiendo tus libros en sus baldas. Una buena librería siempre alegra la vista de cualquier lector.

Aun reconociendo las posibilidades y ventajas del libro electrónico, el lector, ya sea por costumbre o por fetichismo, al final va a comprar papel. Hay que conseguir por ello un bonito expositor para almacenarlos y que quede todo bien ordenado y te abrace nada más entrar.

Hay librerías para cada casa. Independientemente de la decoración que presida tu hogar, encontrarás seguro un mueble que se ajuste. Por lo que, aunque es innegable la comodidad y belleza que desprende una estantería de obra, hallarás aquella que te enamore desde el primer momento sin recurrir a grandes desembolsos ni faraónicas construcciones.

La biblioteca más hogareña

Desenfunda tu marca páginas: ya está todo listo para sumergirte en miles de aventuras. Seamos sinceros, como amante de la lectura siempre has querido un lugar así. Pues conseguirlo no cuesta tanto. ¡Anímate!

 

 

 

 

Icono SKLUM

 

 

 

 

Imágenes: SKLUM, Pinterest, Unsplash

 

Acerca de

admin

0 comentarios
Los comentarios están desactivados.